PRESENTACIÓN DE TABLAS DENTRO DE LOS ESCRITOS

Cuando se aporta información relevante o explicativa en obras científicas o de divulgación es bastante habitual recurrir al uso de tablas y esquemas que den el apoyo necesario a los argumentos esgrimidos o muestren con un impacto visual inmediato aquello que el texto cuenta.

Siempre marco la diferencia entre la obra escrita en un programa de tratamiento de textos en su forma final y aquella que va a ser transmitida a un editor para que a su través se haga llegar al público. Podría argumentarse que de la primera forma nos vemos obligados a exprimir las posibilidades de maquetación del programa, mientras de la segunda no, porque esos aspectos quedarán de cuenta de quien realice la preimpresión. Pero no es solo por esto, y vamos a desgranar los argumentos y a marcar las diferencias para que cada autor sepa exactamente con qué premisas le conviene trabajar.

Sigue leyendo

Anuncios

BUSCAR/REEMPLAZAR EN WORD (II: PRECAUCIONES NECESARIAS Y LIMITACIONES DEL PROGRAMA)

El último día hablábamos del uso de los comandos de buscar y cambiar en Word y de cómo abordar un proceso “básico” de limpieza de un texto para que su uso en diferentes equipos y su exportación a otros programas informáticos no cause problemas o efectos indeseados. Buena parte de la utilidad de no incluir códigos erróneos ya lo explicamos cuando hablamos de los contragrafismos, y allí expusimos que los blancos incorrectamente generados podían dar al traste con la presentación de un texto propio, que quizá nos supuso un gran trabajo y que poseía particularidades sobre colocación y espaciado que eran fundamentales para la correcta exposición de los argumentos desarrollados.

Hoy vamos a desvelar algunas limitaciones o peculiaridades que debemos tener en cuenta al usar Buscar→Cambiar en Word, porque quizá su utilidad se vea a veces comprometida con los riesgos que supone su uso indebido.

Sigue leyendo

BUSCAR/REEMPLAZAR EN WORD (I: EL USO CORRECTO DE LAS OPCIONES)

La opción de utilizar el cuadro de comandos “Buscar/Reemplazar” en el procesador de textos Word de Microsoft es, más que útil, a veces imprescindible. Lo que en una lectura somera nos muestra algunos errores nos ofrece la pista (siempre desagradable) de que los textos que manejamos no están todo lo bien que debieran, y que por ello no son de nuestro agrado. Si los escribimos nosotros mismos, es el momento de revisarlos para “afinarlos”; si los hemos importado, será imprescindible “pulirlos” antes de poder utilizarlos (por ejemplo para usarlos en los nuestros, como citas); si nos han encargado revisarlos y corregirlos, necesitaremos “sistematizar” las modificaciones para evitar discrepancias.

Esta tarea puede suponer sumergirse en los textos para “cazar” esos errores, y a partir de cada hallazgo realizar una búsqueda y comprobar si lo mismo se ha repetido más veces, pero también incluye necesariamente algunas labores básicas, previas a la lectura, que conviene realizar siempre antes de dar un trabajo por terminado. Se puede decir que es equivalente a la limpieza de los zapatos: para limpiar un par de zapatos, antes deben estar limpios. No se puede dar betún con restos de polvo o barro, con manchas o cercos. De la misma manera, no se puede corregir un texto sin haberlo revisado antes. Sigue leyendo