CONJUNCIONES REPETIDAS, O POR QUÉ A VECES ES COMPLEJO COORDINAR

Hoy vamos a hablar de coordinaciones, pero no vamos a detenernos en las formas más simples porque no plantean problemas de uso, sino en aquellas más complejas en las que he podido comprobar que hay dudas por parte de algunos escribientes; y más concretamente en las que precisan de conjunciones. El común de todas ellas es que carecen de enlaces, y que usan un sistema distinto para marcar la coordinación. Para detallarlas vamos a detenernos en las funciones que gramaticalmente se cumplen con estas coordinaciones complejas, y que se resumen en dos: correlativa, o discontinua, copulativa y discontinua disyuntiva. No se asuste, lector, porque de estas funciones es usted también responsable. No me haga como aquel que dejó de dormir desde que le dijeron que tenía un esqueleto dentro, y espere a ver cómo también cada uno se expresa con estas herramientas cuando pongamos algunos ejemplos.

Más o menos, todos estamos acostumbrados a aquellas construcciones que producen en la oración tanto una función copulativa como disyuntiva. Quiere ello decir que sirven al efecto de expresar varias acciones que comparten algunos elementos, y que por economía estos elementos compartidos no se repiten y se eliden. En esos supuestos caben varias oraciones muy diferentes, algunas apoyadas en conjunciones y otras no, pero como ya dijimos nos vamos a centrar en las que se identifican por el uso de conjunciones. La Real Academia denomina “conjunciones coordinantes complejas” a las que se usan con este propósito.

CONJUNCIONES COORDINANTES COPULATIVAS DISCONTINUAS

De los dos usos de que hablé antes, voy a centrarme en el discontinuo copulativo. Por él, o correlativo, como también lo llama, entiende la nueva Gramática la unión de dos segmentos paralelos de la oración mediante conjunciones coordinantes.

Veamos algún ejemplo. Para expresarnos con sencillez, estamos dando un pequeño salto de decir Juan y Antonio caminan, una sencilla oración intransitiva, a decir Ni Juan ni Antonio caminan, porque al incluir la conjunción ni estamos duplicando la oración. Como comprobamos fácilmente, no es lo mismo decir Ni Juan ni Antonio caminan que decir Juan y Antonio no caminan, así que parece innecesario realizar aquí una larga explicación de algo que a nadie se le escapa y a todos iba a aburrir, pero es importante que este matiz quede claro de inicio.

Si nos detenemos un poco más en este uso de la conjunción ni vemos que las construcciones gramaticales otorgan cierta flexibilidad a su uso único o duplicado. Por ejemplo, podemos enlazar Juan no quiso caminar ni Antonio tampoco. También, nos damos cuenta de que si hemos comenzado la oración con un sentido negativo usamos la copulativa ni para prolongar este sentido: Nunca he visto ni oído nada al respecto. La enorme flexibilidad que nos concede el idioma abre un sinfín de posibilidades de uso, pero los usos deben atenerse a las normas para ser exactos y no confundir al lector.

Vamos ya centrando un poco más el asunto. Hay una función distributiva cuando decimos Tanto en el valle como en la montaña se produce la erosión. Hablamos de la erosión, y determinamos los lugares en los que se produce. Por eso, igual que no podríamos decir Tanto en el valle y en la montaña se produce la erosión, tampoco podríamos decir Tanto en el valle o en la montaña se produce la erosión. En el primer caso porque la conjunción tanto sencillamente sobraría; en el segundo porque habríamos acabado con la función distributiva para otorgar a la oración otra, disyuntiva: hay erosión en la montaña o en el valle; alternativamente, no coincidentemente.

Cuando realizamos estas construcciones el número que lleva el verbo debe ser el plural. Igual que decimos Clara y Laura viajan juntas, y ahí no tenemos una sombra de duda, asimismo tampoco debemos dudar cuando decimos Tanto uno como el otro piensan que es lo mejor, y no Tanto uno como el otro piensa que es lo mejor, de forma errónea, como a veces lo veo usado.

De igual forma, es equivocado cuando hacemos que compartan determinante, y no podemos decir de alguien que es mi tanto amigo como consejero, sino tanto mi amigo como mi consejero.

¡Ojo también cuando un verbo viene acompañado de una preposición, pues la duplicación debe afectarle también!: no podemos decir Estaba preocupado por tanto la seguridad como la producción de la empresa, sino, evidentemente, Estaba preocupado tanto por la seguridad como por la producción de la empresa.

Como estos ejemplos podríamos poner otros con los grupos de conjunciones tanto… cuanto (una forma que puede considerarse más culta) o ni… ni —que antes veíamos—, y que cierran el grupo de estas conjunciones duplicadas.

CONJUNCIONES COORDINANTES DISYUNTIVAS DISCONTINUAS

Estas conjunciones no se usan en un nivel idiomático normal con habitualidad, y corresponden más bien a contextos formales. Las más conocidas son bien… bien…, ya… ya…, ora… ora, y podemos sumar las formas verbales sea… sea… y fuera… fuera…, que a veces pueden combinarse con las anteriores (bien sea… bien sea…; ya fuera… ya fuera…). Muestran alternancia, y deben usarse con pocos elementos. Si es con más de dos hay que ser bastante cuidadosos en la redacción. Por ejemplo, ante los elementos A, B o C, deberíamos expresar: Bien sea A, bien sea B, o bien sea C, y no Bien sea A, B o C, ni Bien sea A, bien B o C. Por eso en las enumeraciones largas deberíamos pensar en otro tipo de recursos, para no enredarnos en repeticiones exhaustivas y un tanto estériles. Sin duda, el más simple es la adopción de la conjunción o con este valor, que asimismo puede asumir, y que sería una solución económica y elegante. Eso sí, la conjunción debe anteceder cada uno de los elementos para adquirir un carácter de exclusividad y perder el disyuntivo habitual propio de esa conjunción: No es lo mismo decir Tráeme cuatro o cinco folios que decir Tráeme o cuatro o cinco folios. En el segundo estamos delimitando precisamente el número, y no expresando simplemente una cantidad inconcreta de la que no damos importancia a la exactitud.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s