AUTOEDICIÓN Y ALFABETIZACIÓN VISUAL (III): EL TEXTO

En un post pasado interrumpimos la serie sobre alfabetización visual para insertar nociones básicas de la preparación de originales. Según allí expusimos, los documentos creados a partir de un tratamiento de texto (TT) podían incluir ciertas marcas y definiciones que los hacían perfectamente válidos para su edición inmediata, pero que poseían las limitaciones (cada vez menores) que estos programas poseen frente a herramientas informáticas más complejas, como los Programas de Maquetación (PM). Antes de cerrar el círculo hablando de los elementos gráficos y cómo se trabajan en los PM vamos a ofrecer las claves básicas que nos permitan comprender el proceso de exportación de textos a archivos maquetados.

MAQUETADORA

QUÉ ES TEXTO

Aunque pueda parecer una obviedad, debemos detenernos en explicar qué es texto para comprender el proceso de trabajo de un Programa de Maquetación (PM).

Es texto el conjunto de elementos gráficos —grafismos— incluidos en alguna familia tipográfica y que aparecen con una función textual, esto es, con una coherencia compositiva y una ordenación gramatical, y también aquellos otros que los acompañan para reforzar el mensaje o delimitarlo con una función reconocible por nosotros (por ejemplo signos matemáticos, flechas, bolos y demás signos ortográficos).

FAMILIAS ORIGEN Y FAMILIAS DESTINO

Las familias alfabéticas

Las familias tipográficas usadas por nosotros para la creación de los originales pueden variar a nuestro antojo a la hora de volcar los textos en un documento maquetado. El PM nos dará un listado completo de todas las familias utilizadas dentro del menú “Texto” y nosotros podremos convenir seguir usándolas o cambiarlas por otras. Obviamente, las familias tipográficas alfabéticas poseen una asignación siempre equivalente de signos, y a una F mayúscula en Times le corresponde otra F mayúscula en Arial, por lo que el proceso de importación de textos en un PM no dará más problemas que los que pueda provocar elegir una familia que carezca de todos los signos, como sucede, por ejemplo, si pretendemos usar un tipo que carece de acentos.

Las familias no alfabéticas

Sin embargo, cuando hablamos de familias que no sean alfabéticas estas deben coincidir con las que se usen durante el proceso de la maquetación siempre. Estas familias tipográficas no alfabéticas son recopilaciones de pequeños gráficos (denominados glifos) que pueden tener variadas utilidades, y no haberlas cargado en el catálogo tipográfico supondrá que los signos aparecerán simplemente como pequeñas cajas blancas, pues el programa no será capaz de realizar una trasposición coherente.

Las “variantes” dentro de las familias alfabéticas

A la vez, debemos tener en cuenta a la hora de trabajar con tipografías en un PM que las familias escogidas estén completas, o al menos que posean las variantes suficientes. Como ya advertimos, el gran Tschichold consideraba que, modernamente, las mejores tipografías debían variar alrededor de su letra redonda, lo que ahora se llama “normal” en los Tratamientos de Texto (TT), y por ello la cursiva es en realidad una letra oblicua, y la negrita una redonda de asta gruesa. Si nosotros hemos usado una cursiva en un TT, al volcar el texto en un PM usará la misma si así lo hemos decidido, pero en la ventana informativa veremos que se especifica la variante “traducida”, y si ella no existiera se nos pediría una letra de sustitución.

Si las variantes de la fuente final —o destino— son muchas puede que la conversión automática no nos convenza: en las más amplias puede haber cuatro o cinco redondas, y quizá la traducción que el programa hace no sea de nuestro agrado, por lo que habrá que proceder a una sustitución general. Es del todo necesario realizar las pruebas precisas antes de comenzar a maquetar, porque como el espacio ocupado varía muy notablemente de usar una variante a usar otra una modificación sobre la marcha echaría a perder todo el trabajo previo.

DEFINIR CARÁCTER Y DEFINIR PÁRRAFOS

Como en los “estilos” de los TT, en los PM podemos definir párrafos determinados de características especiales, o textos a los que les son aplicables, sin necesidad de que formen párrafos. Cada vez que definimos uno nuevo, sea párrafo o carácter, debemos introducir todas las variables necesarias, aunque como en los TT podemos basarnos en uno ya creado previamente para abreviar

Si, como es lo normal, el bloque general del texto usará una familia tipográfica determinada podemos volcar el texto, seleccionarlo completo y aplicar las características generales que queramos para él (familia, cuerpo, guionado, justificación, columnas, color, idioma…). Todas las expresas son importantes, por ello es muy conveniente especificarlas todas. Pero ¡ojo! Si seleccionamos todo el texto y le aplicamos un estilo de párrafo determinado ello implicará perder todas las variantes del texto diferentes de la que marcamos como aplicable a ese párrafo, así que todo pasaría a redonda, o a cursiva, o a negrita. Con el método anterior ello no sucedería porque la casilla de la variante aparecería vacía porque en el texto resaltado coexistirían varias, así que definir el resto de las variables no implicaría la eliminación de ninguna.

Los estilos de carácter deben servirnos para elementos que se van a repetir a lo largo del texto. Por ejemplo, si quisiéramos que todos los nombres germánicos de un documento aparecieran en una familia tipográfica determinada. Dentro del estilo de carácter marcamos asimismo el idioma, lo que puede ser importante a la hora de determinar los guiones si trabajamos con textos compuestos en dos o más de dos.

Los estilos de párrafo son los apropiados para los diferentes niveles de título, pues su propia presencia obvia las variantes tipográficas que vimos se pierden al aplicar a un texto un estilo de párrafo determinado. Su uso es bastante más sencillo que en los TT, fundamentalmente a la hora de numerar los diferentes rangos y de exportarlos así ordenados a un índice (lo que ahora se denomina, como vimos en el post pasado, una tabla de contenidos), que evidentemente tiene muchas más opciones que las que ofrecen los TT.

Si tenemos dentro del texto párrafos de características especiales debemos meditar si usaremos un estilo de carácter o un estilo de párrafo. Si la variación consiste sólo en un cambio en la familia empleada, o en el cuerpo, no nos es preciso crear un estilo de párrafo. Para cualquier otra complicación sí debemos valorar hacerlo. Las posibilidades que los PM nos abren son casi infinitas, y podemos salvar la pérdida de variantes del texto generando una conversión, por ejemplo, de cursiva a subrayado, previa a la aplicación del estilo de párrafo, que sea posteriormente reversible (las opciones de buscar/cambiar son potentes y fiables y actúan como hábiles y fiables rastreadores si definimos bien lo que precisamos).

TRÍPTICO MAQUETADO

EL TEXTO INFINITAMENTE MODIFICABLE

Aparte estas características generales ofrecidas, la lista de modificaciones que pueden incluirse en un texto es infinita. En prácticamente todos los casos habrá la opción de respetar las variables que se introdujeron en el TT de origen, pero de no hacerlo se pueden incluir modificaciones de todo tipo, para crear listas, seguir trazados, modificar la línea base, la inclinación, la escala horizontal o vertical del texto. Son opciones muy potentes que, éstas sím superan con mucho las posibilidades de los TT, donde obtener un tracking (la separación entre letras de la misma palabra) decente es casi imposible… aún. Como ya hemos dicho otras veces, los TT han ido aprendiendo, y aunque no muy conocidas tienen una multitud de posibilidades que les acercan al concepto de PM. Al tiempo.

Anuncios

2 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s